Las confrontaciones implican conflicto. Alguien no está contento con algo y te está confrontando al respecto. O alguien te ha hecho infeliz y necesitas confrontarlo. Como ser humano en continuo contacto con otras personas, no puedes evitar la confrontación en la vida, pero puedes aprender a manejar las confrontaciones en la oficina para lograr el mejor resultado. La confrontación puede ser una oportunidad de comunicación que puede ayudar a que tu área de trabajo funcione de manera más fácil y con mayor armonía.

Reina en tu temperamento. Aunque la ira puede ser una respuesta natural a la confrontación, respira profundamente y no sueltes el primer insulto que se te pase por la cabeza. Permanece fresco y profesional. Camina por el pasillo o alrededor de la habitación hasta que sientas el autocontrol.

Propaga la ira de la otra persona. Si un compañero de trabajo molesto te confronta, intenta parar la situación y ayudar a esa persona a calmarse. Mantenerse en control también te ayuda a mantener la autoridad. La oficina del Sheriff del condado de Sonoma ofrece estos consejos para lidiar con una mala confrontación: dirígete a la persona por su nombre con una voz suave, expresa empatía, distrae a la persona ofreciéndole una silla y un café o una bebida fría. Usa declaraciones «Yo” para expresar tu punto de vista a los problemas; evita cualquier declaración acusatoria de «tu».

Haz preguntas para comprender el punto de vista de la otra persona. Si alguien te ha ofendido, puedes preguntar por qué se está comportando de esta manera, o cuál cree que es el problema. Si alguien te confronta, pregúntale qué quiere de ti o qué espera lograr. Las preguntas pueden comenzar un diálogo que lleva la conversación de la confrontación a la resolución de problemas.

Prepárate para la confrontación si fuera posible. Si sabes que tienes una reunión con tu jefe al día siguiente y sospechas que vas a ser citado, prepara tu defensa. Permanece positivo y en control. Escribe notas que te ayudarán a defender tu postura y practícalas. Concéntrate en los beneficios para la empresa o para la otra persona en tu presentación. Si has cometido un error, debes estar dispuesto a admitirlo y ofrecer soluciones positivas para solucionar el problema.

Recluta a una tercera persona como mediador. Si tienes un problema con un compañero de trabajo, pídele a tu supervisor que intervenga. O consulta a una persona de recursos humanos. Si tu jefe no quiere involucrarse, señala cómo las confrontaciones interfieren con la productividad y explica que quieres resolver un problema, no agravarlo.

Fuente: https://bizfluent.com/how-5654313-handle-confrontation-office.html