A lo largo de la historia se han observado muchas cualidades de liderazgo.Algunas fueron adoptadas por malos líderes mientras que otras fueron mostradas por buenos líderes. En cualquier caso, las características de los responsables se relacionaban con su capacidad para lograr sus objetivos.

Así como igual de importante era que esos mismos atributos determinaban cuánto los admiraban sus seguidores. Afortunadamente, puedes poner la historia de tu lado y usar las enseñanzas de otros para desarrollar admirables fortalezas de liderazgo.

De esto trata el asunto: Hay siete cualidades específicas de los buenos líderes que destacan porque contribuyen a lograr la excelencia.La buena noticia es que cada una de las cualidades de liderazgo se puede aprender a través de la práctica y la repetición.

Lista de cualidades de liderazgo para una rápida referencia:

Las mejores cualidades de los buenos líderes son:

  1. Visión
  2. Valentía
  3. Integridad
  4. Humildad
  5. Planificación estratégica
  6. Enfoque
  7. Cooperación

¿Qué hace ser a un buen líder el mejor?

Los grandes líderes encuentran el equilibrio entre la previsión empresarial, el rendimiento y el carácter. Tienen visión, valentía, integridad, humildad y enfoque junto con la capacidad de planificar estratégicamente y catalizar la cooperación entre su equipo.

7 cualidades de los grandes líderes

A continuación, encontrarás las 7 cualidades más comunes de los grandes líderes y ejecutivos:

  1. Visión

Los buenos líderes empresariales crean una visión, la expresan con claridad, la poseen apasionadamente y la llevan a cabo sin descanso.” – Jack Welch.

Los grandes líderes tienen visión… Pueden ver el futuro.

Tienen una idea muy clara de adónde van y qué intentan lograr, y son excelentes en cuanto a la planificación estratégica.

Esta cualidad los separa de los gerentes. Tener una visión clara convierte al individuo en una persona especial. La característica de visión cambia a un “gerente transaccional” en un “líder transformador”.

Mientras un gerente hace el trabajo, los grandes líderes conocen y aprovechan las emociones de sus empleados.

  • Valentía

“La valentía es considerada con razón la primera de las virtudes, ya que de ella dependen todas las demás.” – Winston Churchill.

Una de las cualidades más importantes de un buen líder es la valentía. Tener valentía significa que estás dispuesto a arriesgarte para lograr tus objetivos sin ninguna garantía de éxito. Debido a que no hay una certeza clara en la vida o en los negocios, cada compromiso que haces y cada acción que llevas a cabo implica un riesgo de algún tipo.

Entre las siete cualidades de liderazgo, la valentía es la que se identifica mejor desde fuera.

  • Integridad

“Con integridad, no tienes nada que temer, ya que no tienes nada que esconder. Con integridad, harás lo correcto, así que no tendrás ninguna culpa.” – Zig Ziglar.

En cada reunión de planificación estratégica que he llevado a cabo para grandes y pequeñas corporaciones, el primer valor que todos los ejecutivos reunidos acuerdan para su empresa es la integridad. Todos están de acuerdo en la importancia de una total honestidad en todo lo que hacen, tanto interna como externamente.

El núcleo de la integridad es la veracidad.

La integridad requiere que siempre digas la verdad a todas las personas en todas las situaciones. La veracidad es una cualidad fundamental para la confianza que es necesaria para el éxito de cualquier negocio.

  • Humildad

La humildad da resultados. Larry Bossidy, ex CEO de Honeywell y autor del libro Execution, explicó por qué las características de liderazgo, como la humildad, te hacen ser un líder más eficaz:

“Cuanto más puedas contener tu ego, más realista serás sobre tus problemas. Aprendes a escuchar, y admites que no sabes todas las respuestas. Muestras la actitud de que puedes aprender de cualquiera en cualquier momento. Tu orgullo no se interpone en el camino de reunir la información que necesitas para lograr los mejores resultados. No te impide compartir aquel reconocimiento que debe ser compartido. La humildad te permite reconocer tus errores.” – Larry Bossidy.

Los grandes líderes son aquellos que son fuertes y decididos, pero también humildes.

La humildad no significa que seas débil o inseguro de ti mismo. Significa que tienes confianza en ti mismo como para reconocer el valor de los demás sin sentirte amenazado.

Este es una de las cualidades más raras de los buenos líderes porque requiere controlar tu propio ego.

Por lo tanto, esto significa que estás dispuesto a admitir que podrías estar equivocado, que reconoces que tal vez no tengas todas las respuestas. Además, esto significa que das crédito cuando es debido, lo que muchas personas luchan por hacer.

  • Planificación estratégica

“La estrategia no es la consecuencia de la planificación, sino todo lo contrario: es el punto de partida.” – Henry Mintzberg.

Los grandes líderes destacan en la planificación estratégica. Es otra de las fortalezas de liderazgo más importantes. Tienen la capacidad de mirar hacia adelante, de anticipar con cierta precisión hacia dónde se dirigen la industria y los mercados.

Los líderes tienen la capacidad de anticiparse a las tendencias, mucho antes que sus competidores. Continuamente se preguntan, “Basándome en lo que está sucediendo hoy en día, ¿hacia dónde se dirige el mercado? ¿Dónde es probable que esté dentro de tres meses, seis meses, un año y dos años?” Lo hacen a través de una cuidadosa planificación estratégica.

Debido a la creciente competitividad, solo los líderes y organizaciones que pueden anticipar con precisión los mercados futuros pueden sobrevivir. Solo los líderes con visión de futuro pueden obtener la “ventaja de ser el primero en mover ficha”.

  • Enfoque

Las personas exitosas mantienen un enfoque positivo en la vida sin importar lo que pasa a su alrededor. Se mantienen centrados en sus éxitos pasados en lugar de sus fracasos pasados, y en las siguientes acciones que llevarán a cabo para cumplir sus objetivos en lugar de todas las demás distracciones que la vida les presenta”. – Jack Canfield

Los líderes siempre se centran en las necesidades de la empresa y la situación. Se centran en los resultados, en lo que debe ser logrado por ellos mismos, por otros y por la empresa. Los grandes líderes se centran en las fortalezas de ellos mismos y de los demás.

Se centran en las fortalezas de la organización, en las cosas que la empresa hace mejor para satisfacer a los clientes exigentes en un mercado competitivo.

Tu capacidad como líder para tomar las decisiones y asegurarte de que todo el mundo está centrado en el uso más valioso de su tiempo es esencial para un excelente rendimiento en la empresa.

  • Cooperación

“Si tu imaginación te lleva a entender lo rápido que la gente concede tus peticiones cuando esas peticiones apelan a sus propios intereses, puedes tener prácticamente cualquier cosa que persigas.” – Napoleon Hill.

Tu capacidad para hacer que todos trabajen y se unan es esencial para tu éxito. El liderazgo es la capacidad de hacer que la gente trabaje para ti porque ellos quieren.

La regla 80/20 se aplica aquí:

El 20% de tus empleados contribuye al 80% de tus resultados.

Tu capacidad para seleccionar a estas personas y luego trabajar bien con ellas diariamente es crucial para el buen funcionamiento de la empresa.

Gana la cooperación de los demás comprometiéndote a llevarte bien con cada persona todos los días. Siempre tienes la opción de elegir cuando se trata de una tarea: puedes hacerla tú mismo o puedes conseguir que alguien más la haga por ti. ¿Por cuál optarías?

Los líderes más eficaces son también grandes comunicadores

Otra característica importante que los mejores líderes se esfuerzan por perfeccionar es la capacidad de hablar de forma eficaz y persuasiva.

De hecho, muchos tienden a practicar la oratoria dentro de sus propios negocios hasta que están listos para diversificarse y hacer presentaciones profesionales pagadas. Aunque hablar en frente de multitud de gente puede suponer un gran temor para la mayoría de nosotros, superarlo es lo que hace que un buen líder se convierta en un gran líder.

Si estás listo para superar tu miedo a hablar y empezar a liderar de manera más efectiva, solo tienes que dar el primer paso y el resto será historia.

Los grandes líderes predican con el ejemplo

La mayoría de las veces, los líderes piensan en las buenas cualidades de liderazgo y en cómo aplicarlas a diario.

También saben que deben dar ejemplo para ganarse realmente la voluntad de sus seguidores. La capacidad de comprometerse con este principio es otra gran característica de los buenos y grandes líderes.

Recuerda:

La contribución más importante que puedes hacer a tu empresa es ser líder, aceptar la responsabilidad de los resultados y atreverte a seguir adelante.

3 rasgos de liderazgo para acelerar tu carrera

Si estás atrapado en la rutina del trabajo y quieres acelerar tu carrera, entonces el truco podría ser participar en algún papel de liderazgo.

Considera la posibilidad de adoptar las siguientes cualidades de liderazgo para destacar en tu empresa.

  1. Los buenos líderes están centrados en el futuro

La cualidad predominante de los grandes líderes es que piensan en el futuro la mayor parte del tiempo.

Piensan dónde van más que dónde han estado. Mantienen una actitud positiva y piensan en las oportunidades del mañana en lugar de centrarse en los problemas del pasado.

Solo alrededor del 10% de la gente tiene esta cualidad de orientación hacia el futuro. Este pequeño porcentaje incluye a todos los altos cargos, empresarios, constructores de negocios, comerciales importantes, artistas, músicos y creadores de todo tipo.

Para pensar como un líder, debes practicar la «idealización» en cada área de tu vida.

Para sacar el máximo provecho del uso de la idealización, debes comenzar por imaginar que no tienes ninguna limitación en lo que puedes ser, hacer o tener.

Imagina por un momento que tienes todo el tiempo y el dinero que necesitas. Tienes toda la educación y el conocimiento.

Tienes todo el talento y la experiencia. Tienes todos los amigos y contactos. Eres una persona “sin límite” que puede hacer cualquier cosa que realmente te propongas.

Si fueras el mejor profesional en negocios que pudieras ser, ¿qué conocimientos, habilidades y cualidades de liderazgo adicionales habrías desarrollado a un gran nivel?

Cuando comiences a practicar la idealización, podrás aplicar este ejercicio a tu familia, tus finanzas y tu salud física.

Si tu vida familiar fuera ideal en todos los sentidos, ¿qué tipo de estilo de vida vivirías?

Si tu situación económica fuera ideal, ¿cuánto dinero tendrías en el banco y cuánto ganarías con tus inversiones cada mes y cada año?

Si tus niveles de salud física y de aptitud física fueran ideales, ¿cómo serías diferente con respecto a hoy en día?

Cuando empiezas a desarrollar cualidades de liderazgo, empiezas a involucrarte en lo que se llama pensamiento a largo plazo”.

  • Los grandes líderes mantienen una actitud positiva

La gente importante mantiene una actitud positiva y son pensadores a largo plazo. Un pensador normal se centra solo en el presente, y en la recompensa inmediata.

Pero los grandes líderes reflexionan sobre dónde quieren estar dentro de cinco y diez años, y en lo que tienen que hacer cada hora de cada día para hacer realidad sus futuros deseos.

Los grandes líderes inspiran a otras personas, a sus amigos, clientes, asociados e incluso a sus hijos.

Están entusiasmados con la posibilidad de crear un futuro apasionante.

Se levantan cada mañana y ven cada esfuerzo que hacen como parte de un gran plan para lograr algo maravilloso en sus vidas y seguir adelante con una actitud positiva. Si están escribiendo un nuevo libro, entienden que cada página escrita es un paso más cerca de su objetivo. Incluso cuando el progreso es lento, se centran en lo bueno que saldrá de él, en lugar de tener sensación de eternidad.

Los líderes son optimistas.

Ven oportunidades y posibilidades en todo lo que sucede, positivo o negativo.

Buscan lo bueno en cada situación y en cada persona. Buscan las valiosas lecciones contenidas en cada problema o contratiempo. Nunca experimentan «fracasos», sino que los consideran «experiencias de aprendizaje».

Sobre todo, los grandes líderes tienen un propósito en cada área de sus vidas.

Tienen metas y planes claros en los que trabajan todos los días. Los líderes tienen claro adónde van y qué tendrán que hacer para llegar allí.

Su comportamiento tiene un propósito y está dirigido a un objetivo. Como resultado, logran cinco y diez veces más que una persona normal que trabaja día a día con poca preocupación por el futuro.

  • Los mejores líderes asumen la responsabilidad

Una de las cualidades de liderazgo más importantes es la aceptación de la responsabilidad personal.

Los líderes nunca se quejan, nunca explican. En lugar de poner excusas, hacen progresos.

Cuando tienen un contratiempo o una dificultad, se repiten a sí mismos: “¡Yo soy responsable! ¡Soy responsable! ¡Soy responsable!”

Los grandes líderes se ven a sí mismos como vencedores sobre las circunstancias en lugar de víctimas de las circunstancias.

No critican o culpan a otros cuando algo sale mal. En su lugar, se centran en la solución, en lo que se puede hacer.

Los líderes están orientados hacia la acción. Están constantemente en movimiento. Intentan algo, luego algo más y luego algo más de nuevo. Nunca se rinden.

Finalmente, los líderes tienen integridad. Dicen la verdad en todo momento. Viven con la verdad con ellos mismos y con los demás.

La aceptación del liderazgo es una gran responsabilidad.

Es a la vez tan aterrador como emocionante. Una vez que decides convertirte en líder en tu vida, te deshaces de las trabas que te ponen el miedo y la dependencia, lo cual frena a la mayoría de la gente a vivir la vida con una actitud positiva. Con tus propias manos, diseñas tu propio futuro. Te pones en el camino hacia convertirte en todo lo que eres capaz de ser.

¿Estás listo para activar tu carrera convirtiéndote en un líder mejor? Llámanos y pide información sin compromiso.